jueves, 18 de octubre de 2007

La hora es la hora

La verdad es que me pelo de miedo, ya faltan pocos días para que Gabriel salga de su cubil felino, para luchar junto a nosotros. Gabriel ingresa como un refuerzo en nuestro equipo.
Gelen sabe que será difícil el momento de la llegada, que deberá poner todo de su parte; lo que me fastidia es ser sólo un espectador, pero de hecho que daré todo mi aliento para que la Negra pase holgadamente esta prueba.
Entiendo que debo guardar paciencia y tener calma, pero ya no soporto; son muchas las cosas que se vienen con mi hijo, una nueva vida, una nueva responsabilidad; pero a la vez es una gran oportunidad que Dios nos brinda.
Estoy seguro que Papá Lindo quiere que lo hagamos bien, quiere que demostremos que tan buen hijos hemos sido, pues de hecho que para ser un buen padre, hay que haber sido un excelente hijo.